¿Qué es un probiótico y para qué sirve?

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son millones de microorganismos que se administran al cuerpo en forma de alimento o suplemento, con el fin de restablecer o establecer un equilibrio en la flora intestinal. La flora intestinal (sobre todo la que se encuentra en el colon), se compone del 95% de microorganismos que habitan nuestro cuerpo. ¿Qué quiere decir esto? que una alteración del microbioma de la flora intestinal, da lugar a padecer una mayor susceptibilidad a contraer o manifestar diferentes enfermedades o deficiente inmunidad. Por lo tanto consumir probióticos en una cantidad adecuada y de calidad, puede ayudarnos a restablecer el balance de nuestro microbioma intestinal. 

La definición de probióticos realizada por la FAO/OMS que utilizan diferentes entidades es: «Microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped».

En resumen, los probióticos se carcterizan por:

  • Tener un impacto positivo
  • Ser seguros, no tóxicos, no invasivos ni patogénicos.
  • Ser capaces de sobrevivir en el microbioma intestinal
  • Adherirse a las celulas
  • Tener propiedades antimicrobianas.

¿Para qué sirven?

Los probióticos tienen diversos usos como por ejempo: prevención o disminución de síntomas de diarrea, infecciones del tracto urinario y alergias. Además se está estudiando su efecto en el rendimiento deportivo. A continuación se describe cada uno de sus efectos:

Probióticos y depresión:

Una revisión sistemática reunió diversos estudios sobre probióticos y depresión, llegando a la conclusión final de que, aunque en individuos con depresión no se observaron mejoras significativas; en individuos sanos, el consumo de probióticos disminuyó significativamente el riesgo de padecer depresión. Teniendo en cuenta esta revisión, podemos concluir que uno de sus posibles efectos es la disminución del riesgo de padecer depresión, no concluyendo nada en individuos con esta enfermedad. 

Probióticos y tracto urinario femenino:

 Probióticos e infecciones vaginales:

Las infecciones vaginales son unas de las primeras causas de consulta médica por parte de las mujeres. De estas, las mas diagnosticadas son las vaginosis bacteriales (VB), las cuales ocasionan una alteración de las concentraciones de Lactobacillus spp., así como la proliferación aerobia y anaerobia de bacterias.

El uso preventivo de probióticos intravaginales es cada vez más común, siendo el mas conocido el Lactobacillus spp., que tiene la capacidad de mantener un ph vaginal adecuado producido por el ácido láctico y dióxido de carbono. La función final de los mismos es impedir la proliferación de microbios patógenos como Enterobacteria, E C olli, Candida spp y G vaginalis. 

Los probióticos tienen beneficios sobre la infecciones vaginales. Aunque no se sepan las causas de las infecciones urinarias recurrentes, lo mencionado anteriormente respaldaría el uso de los probióticos para prevenir las reinfecciones. 

Efectos de los probióticos y síndrome de ovario poliquístico:

Una gran de estudios han demostrado la efectividad del tratamiento conjunto con probióticos para el sindrome de ovario poliquístico, teniendo un efecto directo sobre la pérdida de peso, la resistencia a la insulina y cambios positivos en el perfil lipídico. A saber, la obesidad aumenta el riesgo de padecer ovario poliquístico, al rededor del 40-80% de las pacientes con sobrepeso u obesidad padecen ovario poliquístico. Este sindrome tiene relación de manera directa con problemas en el aparato reproductor femenino y varios desórdenes psicológicos. 

Como se mencionó anteriormente, son muchos los estudios que demuestran la efectividad de los probióticos en conjunto con una alimentación saludable, ejercicio físico y el tratamiento adecuado. 

Probióticos y alergias alimentarias

Si bien se han realizado diferentes tipos de estudios sobre los probióticos y las alergias alimentarias, no se ha llegado a conlusiones definitivas sobre si el uso de los mismos ayuda o no a prevenirlas o disminuir los síntomas. Lo que si se sabe hasta ahora, es que la lactancia materna y el parto natural son protectores contra la alergia alimentaria.

Probióticos y diarrea

Dependiendo el origen de la diarrea, los probióticos pueden ser de gran ayuda para detener la misma y reestablecer la flora intestinal. Junto con el tratamiento adecuado, estos microorganismos pueden tener una acción beneficiosa reestableciendo la microflora intestinal y colaborando en la disminución de la diarrea. Siempre se debe tener en cuenta la cepa de microorganismos a ingerir y el origen de la diarrea, ya que si no desconocemos algunas de estas informaciones podríamos causar un daño a nuestro organismo.

¿Cómo se pueden consumir?

Los probióticos pueden consumirse tanto en suplementos o alimentos ricos en estos como: chucrut, yogur, leche, quesos, etc. 

Hoy en día la demanda de productos que contienen probióticos a aumentado al ritmo que aumentó la poferta de los mismos. Es muy común ver productos para vegetarianos o jugos de frutas o verduras que dicen contener probióticos. Ahora bien, algo muy importante a tener en cuenta cuando consumimos los mismos es saber si estos se encuentran de manera activa y si ejercerán su función o no. No debemos olvidar que los probióticos son microorganismos y que debe sobrevivir en ambientes con determinadas condiciones, como por ejemplo, azúcares, alimentos que fermenten, bebidas a base de leche o granos de cereales (generalmente avena).

Por otro lado, los suplementos, deben contener al menos 100 millones de bacterias y de unidades formadoras de colonias (UFC), cuanto mas variedad de cepas de probióticos, mejor ya que todas ejercen funciones diferentes y similares a la vez. 

Se debe tener en cuenta que el suplemento y los probióticos contenidos en los alimentos, deben resistir varias condiciones del aparato digestivo como ph ácido, la saliva, la secreción pancreática, la bilis, etc.

Ejemplos de alimentos o comidas ricas en probióticos

Alimentos ricos en probióticos 

  • Kéfir: puede ser de agua o de leche
  • Yogur
  • Leche
  • Chucrut: es la fermentación de la col blanca rallada mezclada con vinagre y sal. 
  • Kimchi: combinado de varias verduras y especias como, azúcar, sal, jengibre, cebolla, ajo y pimientos que se mezclan en un frasco y se dejan fermentar.
  • Miso: pasta de origen japonés que contiene soja, alubias y judías que se pisan y combinan con especias. Se puede usar para condimentar salsas, sopas o como untable.
  • Kombucha: Bebida con gas natural producida por la fermentación de un hongo cerrado a presión
  • Frutas
  • Verduras

Ejemplos de un menú rico en probióticos:

  • DESAYUNO: Yogur con granola 
  • ALMUERZO: Tofu o un filette de pescado con arroz integral condimentado con miso y verduritas como coliflor y pimientos.
  • ½ TARDE: Kombucha o Kefir de agua con un sándwich de jamón natural y queso gouda.
  • CENA: Pollo al horno con chucrut, ensalada de zanahoria y remolacha y papas al horno. Postre: arándanos.

Bibliografía

https://www.mdpi.com/2072-6643/15/24/5035

https://www.nature.com/articles/nrgastro.2014.66

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19584499/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36611977/

https://www.nature.com/articles/nrgastro.2014.66

https://www.mdpi.com/2072-6643/13/10/3376

https://www.mdpi.com/2072-6643/15/12/2733

https://www.mdpi.com/2072-6643/11/7/1482

https://www.mdpi.com/2072-6643/14/1/20

https://www.mdpi.com/2072-6643/15/19/4159

https://www.mdpi.com/2072-6643/8/8/483

https://www.mdpi.com/2072-6643/16/1/16

https://www.mdpi.com/2072-6643/14/17/3457

https://www.lavanguardia.com/comer/materia-prima/20210329/6605818/alimentos-probioticos-flora-intestinal.html

https://www.mdpi.com/2072-6643/13/7/2176

https://www.mdpi.com/2072-6643/10/12/1836